¿QUÉ VENTAJAS TENEMOS?

 

 

CUMPLIMIENTO DE LA LISMI y RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LAS EMPRESAS.

La LISMI es la Ley de Integración Social del Minusválido (Ley 13/1982 de 7 de Abril), que obliga a las empresas, con una plantilla superior a 50 trabajadores, a contratar a un número de trabajadores con discapacidad no inferior al 2% del total de su plantilla.

No obstante, existen medidas alternativas para cumplir con la Ley de otra forma.

Las Medidas alternativas son una opción que ofrece la Ley para cumplir con la ley a través de medidas sustitutorias reguladas en el Real Decreto 364/2005.

Son medidas sustitutorias a la contratación de personal discapacitado por parte de las empresas. Esas medidas suponen la posibilidad de contratar servicios a un Centro Especial de Empleo como el nuestro o realizar donaciones o acciones de patrocinio como alternativa a esa contratación a la que obligaría la ley.

Toda nuestra plantilla, desde operarias hasta encargada de producción, son mujeres con alguna discapacidad (física, psíquica o sensorial) que pertenecen a nuestra comarca, por ello, no solo ofrecemos calidad en el servicio (todas ellas tienen más de 15 años de experiencia en el sector del manipulado) sino que se está ayudando a fomentar la inserción laboral de estas mujeres, y a la vez, el empresario puede cumplir con la ley desarrollando una gran labor social con el entorno rural y con un sector de la población con especiales dificultades de inserción.

Contamos además con un Servicio de Apoyo sicopedagógico que ayuda a desarrollar un sistema de mejora de la producción basado en el acompañamiento y la motivación.

Así mismo, aplicamos controles de calidad e instrumentos de trazabilidad que garantizan la optimización y eficiencia de la producción orientados a las necesidades del cliente.